No es el IES Murillo el único instituto público de Sevilla con este problema pero sí probablemente el que, por volumen de población escolarizada, lo sufre de manera más acuciante. La inexistencia de un solo administrativo en las oficinas del centro hace enormemente difícil que podamos atender la demanda documental que genera un censo de mil quinientos alumnos y una plantilla de más de un centenar de profesores.

Por si fuera poco, dependen administrativamente del IES Murillo los CDP Sta. Joaquina de Vedruna, Salesianas María Auxiliadora y San José Sagrados Corazones y debemos atender, igualmente, las certificaciones de antiguas escolarizaciones de los colegios concertados Irlandesas, Doctrina Cristiana y Compañía de María.

Que todo esto pretenda hacerse sin personal administrativo constituye un despropósito de singular importancia, porque lo que está en juego es la posibilidad, más que cierta, de defraudar las legítimas necesidades de la ciudadanía.

El artículo de prensa (enlace) de nuestro profesor emérito Javier Merchán incide en esta dolorosa insuficiencia de la enseñanza pública andaluza.